Web de la espalda

El dolor de la espalda: conceptos básicos

Origen del dolor

Antiguamente se creía que el dolor aparecía porque existía alguna alteración de la estructura de la columna vertebral, como la escoliosis, la degeneración, protrusión o hernia discal, artrosis vertebral, artrosis facetaria, estenosis vertebral, espondilólisis o espondilolistesis.

Pero eso es un error. Hoy en día se sabe que la mayoría de los sujetos que presentan esas alteraciones están sanos y no padecen ningún dolor. Las únicas alteraciones estructurales que se ha demostrado que pueden causar dolor, son ciertos casos de protrusión o hernia discal, o de estenosis espinal, en los que se comprimen las raíces nerviosas. Pero incluso esas alteraciones se hallan en un porcentaje importante de individuos sanos.

De hecho, en más del 90% de los casos, el dolor se debe a un malfuncionamiento de la musculatura; no es que nada “esté roto”, sino simplemente que no funciona bien. En esos casos (“inespecíficos”), el dolor aparece por un mecanismo neurológico que implica la activación de los nervios que transmiten el dolor y el desencadenamiento o agravamiento de la contractura muscular y la inflamación. A veces, también puede conllevar la compresión de la raíz nerviosa.

Ese mecanismo puede desencadenarse por una alteración de la estructura de la columna vertebral, pero en la mayoría de los casos el dolor se atribuye a contractura o sobrecarga muscular.



Pruebas diagnósticas

Los principales métodos de diagnóstico son el interrogatorio (“historia clínica”) y la exploración física.

Otras pruebas diagnósticas, como la resonancia magnética, la radiografía o los análisis de sangre, sólo tienen sentido cuando hay motivos para sospechar que el dolor se debe a una enfermedad general, y no de la espalda (menos del 1% de los pacientes atendidos por dolor de espalda), o la compresión de la raíz nerviosa por una hernia discal o estenosis espinal puede requerir cirugía (menos del 4%). En los demás casos, las pruebas diagnósticas son inútiles y contraproducentes, pues inducen diagnósticos erróneos y tratamientos inapropiados.



Prevención y medidas a adoptar si aparece el dolor

Para prevenir el dolor de espalda, lo más eficaz es hacer ejercicio con regularidad; cualquier ejercicio es mejor que ninguno, y es mucho más eficaz que la higiene postural.

Si aparece el dolor, debe evitar el reposo en cama (y, si en un momento es inevitable, reducirlo tanto como sea posible), y mantener el mayor grado de actividad física que el dolor le permita; sólo hay que interrumpir las actividades que realmente desencadenan o incrementan el dolor, y sólo cuando lo hacen.



Tratamiento

Más del 95% de los casos se trata eficazmente con tratamientos conservadores. Durante los primeros 14 días de dolor, el tratamiento más comprobadamente eficaz son los fármacos (inicialmente, antiinflamatorios, analgésicos o relajantes musculares). Si el dolor dura más, el tratamiento de elección es la intervención neurorreflejoterápica. En los casos en los que están indicados, también han demostrado ser eficaces el ejercicio, la aplicación de capsicina y otros tratamientos conservadores, que se definen en la sección de tratamientos.

La cirugía está indicada en aproximadamente el 4% de los casos en los que, a pesar del tratamiento conservador, la compresión de la raíz nerviosa es intensa y persiste durante, como mínimo, 6 semanas (en el caso de hernias discales) o 6 meses (en el caso de estenosis espinal). En esos casos, la cirugía descompresiva ha demostrado ser eficaz, y cuanto menos agresiva sea la técnica quirúrgica, mejor es su resultado. En casos de hernia discal, la técnica de elección es la microdiscectomía. La efectividad de la artrodesis lumbar (fijación de las vértebras lumbares) para el dolor de espalda que no se acompaña de compresión de la raíz nerviosa, parece similar a la del ejercicio intenso. Como sus riesgos y efectos secundarios son mucho mayores, sólo se recomienda en casos excepcionales en los que el dolor sigue siendo intenso pese a, como  mínimo, dos años de tratamiento conservador.

El único criterio para la cirugía de urgencia es el “síndrome de la cola de caballo”, en el que se pierde súbitamente la fuerza de las piernas, el control de los esfínteres (urinario y anal) o la sensibilidad de la zona genital (“anestesia en silla de montar”). En ese caso, conviene que la cirugía descompresiva se realice en menos de 48 –y, si es posible, 24- horas.

Para más información, puede consultar en la portada los diferentes apartados disponibles en español e inglés.



LIMITACION DE RESPONSABILIDAD

Cualquier consejo médico y/o quirúrgico contenido en este web, si bien se emite con la mejor voluntad y máxima fiabilidad en nuestros conocimientos, debe ser discutido con su propio médico antes de ponerlo en práctica. Obtenga y siga siempre el consejo directo de su propio Doctor como paso previo a iniciar cualquier tipo de tratamiento, medicación o terapia. Solo su médico o cirujano conocen con toda garantía lo que más le conviene a usted.

 


Buscador
Loading
Información para
Pacientes
Médicos, investigadores y otros profesionales sanitarios
Patrocinadores y filántropos
Colaboradores, benefactores y protectores
 
Suscribirse al Boletín de la Espalda
 
Videos
 
Webs relacionadas
www.pronosticodolorlumbar.org
Herramienta para calcular el pronóstico de la lumbalgia

www.pronosticoNRT.es
Herramienta para calcular su evolución después de una intervención neurorreflejoterápica

www.espalda.org
Web de la espalda

www.reide.org
Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda

www.adopcioninnovacionessanitarias.es
Recomendaciones para mejorar la sistemática con la que se evalúan y adoptan las innovaciones sanitarias
 
Publicaciones
Lista de publicaciones científicas
Estudios científicos publicados
Documentación divulgativa
Documentación científico-técnica
Fundación KovacsFundación Kovacs | Glosario | Mapa del sitio | Política de Cookies | Condiciones de uso | Preguntas frecuentes | Búsqueda |
Paseo Mallorca, nº 36, 3º - 1ª, 07012 Palma de Mallorca, España
Tfno: +34 971720809 - Fax:  +34 97172 0774
mail: kovacs@kovacs.org
 
   

Páginas Web de la Fundación Kovacs
www.pronosticodolorlumbar.org
www.espalda.org
www.reide.org
www.adopcioninnovacionessanitarias.org
Entidades colaboradoras
Fundación Asisa La Fundación Ramón Areces Organización Médica Colegial
La ONCE Cruz Roja Española